Argentina puede recuperar el tiempo perdido en agroindustria

La agroindustria es un sector clave para nuestra economía ya que representa el 60% de las exportaciones y Argentina tiene un posicionamiento global muy fuerte en varias categorías clave: en aceite y harina de soja somos el primer exportador, y en maíz el tercero. Este liderazgo se sustenta en un alto desarrollo tecnológico y de recursos humanos. A nivel tecnológico, la adopción de distintas tecnologías ha crecido significativamente. Por ejemplo, alrededor del 80% de la tierra cultivada en nuestro país hoy está bajo el sistema de siembra directa. A nivel de profesionalismo, más de la mitad de los productores tienen formación universitaria y son menores de 45 años, a diferencia de lo que sucede en otros países líderes.

Sin embargo, la falta de una política integral para potenciar el sector en los últimos años, junto con algunas medidas específicas –como las retenciones y restricciones a las exportaciones, la imposibilidad de repatriar dividendos y el tipo de cambio atrasado–erosionaron fuertemente nuestra competitividad. Esto llevó a que la Argentina creciera menos que otros países de la región con competitividad similar o incluso menor. Argentina multiplicó sus exportaciones de proteína animal por 2 en los últimos 30 años, mientras que Uruguay las multiplicó por 3 y Brasil por 8. En agricultura, las exportaciones de Argentina se multiplicaron por 3, mientras Brasil lo hizo por 8 y Paraguay por 13.

La buena noticia es que la competitividad intrínseca de Argentina nos sigue ubicando en una posición muy destacada a nivel regional y global. Algunos de los principales cuellos de botella que frenaban el desarrollo ya han sido removidos: se eliminaron las restricciones y retenciones a la exportación para todas las categorías salvo la soja – para la cual se espera una reducción gradual-, y se levantó la imposibilidad de repatriación de dividendos. Este nuevo contexto mejoró nuestra posición de costos en las categorías clave y actualmente somos tan o más competitivos que los jugadores líderes como Brasil o Estados Unidos.

Los análisis de Bain & Company en conjunto con expertos de agroindustria, muestran que en trigo, el costo de producción de Argentina es 45% menor al de Iowa (Estados Unidos) y más del 50% menor al de Brasil, que es el país receptor de la mayoría de las importaciones de trigo provenientes de Argentina. En soja, aún con el 30% de retenciones a las exportaciones vigentes, el costo de exportación a China de Argentina es 10% menor al de Matto Grosso (Brasil) y 20% superior al de Iowa (Estados Unidos). En un escenario sin retenciones, Argentina tendría una posición competitiva aún más sólida en soja: 52% del costo de exportación a China de Matto Grosso y 70% del costo de Iowa (Estados Unidos). En productos de mayor valor agregado como la proteína animal, Argentina también es muy competitiva: el costo de exportación a Hong Kong de pollo es sólo 5% mayor a Brasil y 2% menor a Estados Unidos, y en carnes, sólo 4% mayor a Brasil y 30% menor a Estados Unidos, con calidades significativamente superiores (la cuota Hilton de Argentina es 3 veces la de Brasil).

En un escenario de pleno potencial para la Argentina, nuestra estimación en Bain & Company es que la producción agrícola podría aumentar hasta en un 40% y la de proteína animal en un 50% hacia 2025. Mejorar marginalmente la posición global en soja, sostener el crecimiento en maíz hasta capturar el 20% de las exportaciones globales, volver a ser un jugador relevante en trigo con share de exportaciones de 8.5%, recuperar el share del 10% en las exportaciones de carne vacuna y continuar creciendo en la exportación de pollo serán las palancas críticas de mayor relevancia para alcanzar este potencial. Crecer entre 40% y 50% puede parecer ambicioso, pero es un escenario factible considerando aumentos de 18% en área cultivada y mejoras en rindes esperables desde un punto de vista técnico, para los próximos 10 años. Este crecimiento podría aumentar el valor bruto de producción en US$30 mil millones y llevar las exportaciones del sector a US$50 mil millones anuales.

Para conocer los desafíos y oportunidades que plantea la agroindustria y otros sectores en Argentina, entre el 12 y 15 de septiembre próximo se realizará en Buenos Aires el Foro de Inversión y Negocios de Argentina, organizado por la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, en el cual participarán más de 1.500 empresarios, inversores y líderes de negocios nacionales e internacionales.