Remove trade barriers

Current restrictive regulations are an obstacle for trade, particularly for agricultural goods. In a world where 12.5% of the population suffers from malnutrition, the fact that 30% of perishable goods are lost in transport is alarming. New policies in Africa prove that more favorable conditions driven by the government can go a long way in increasing productivity and social welfare.

(Full article only available in Spanish)


Bajo la regulación actual, productores guatemaltecos que envían bienes a México son obligados en la frontera a mover su carga, de camiones guatemaltecos a camiones mexicanos. En África, les toma en promedio un día a los transportistas completar el papeleo para mover cargamentos de jitomate desde Kenia a Uganda. Este tipo de retrasos a través de las fronteras afectan particularmente a bienes agrícolas, por su condición perecedera. En un mundo en donde alrededor del 12.5 por ciento de la población sufre desnutrición crónica, el hecho de que 30 por ciento de los alimentos que se producen para consumo humano se pierdan en su traslado del campo a la mesa es difícil de entender.

Recientemente, la Organización Mundial de Comercio falló en su intento de ratificar el Acuerdo de Facilitación de Comercio, que hubiera puesto las condiciones hacia procesos aduanales más rápidos y eficientes, que fomentarían el desarrollo económico, la protección del medio ambiente y la reducción del hambre. El Acuerdo fue diseñado para promover la cooperación entre aduanas y demás autoridades en la facilitación del comercio y el cumplimiento de regulaciones aduanales, otorgando asistencia técnica para ayudar a los países a construir las capacidades necesarias para agilizar el flujo de bienes.

Aun en la ausencia de la aprobación del Acuerdo, sin duda los gobiernos pueden tomar algunas de las medidas recomendadas, a fin de atacar las barreras que afectan el comercio entre los países. Dichas barreras incluyen medidas proteccionistas que limitan el acceso a los mercados, infraestructura y servicios de transporte subdesarrollados, además de ambientes regulatorios restrictivos hacia pequeñas y medianas empresas.

Investigaciones del Banco Mundial y de la firma de Consultoría Estratégica Bain & Company llevadas a cabo para el Foro Económico Mundial encontraron que si los países lograran reducir a la mitad su brecha hacia las mejores prácticas de comercio en algunos puntos clave, se beneficiarían de un incremento de casi 5 por ciento en su Producto Interno Bruto.

El sector público es el mejor posicionado para reducir estas barreras, usualmente a través de alianzas con empresas privadas que apalanquen las fortalezas de cada parte. Incluso se empiezan a ver algunos avances en este sentido. Por ejemplo, cuando el Gobierno keniano mejoró la infraestructura terrestre entre Nairobi y Mombasa al tiempo que expandió la capacidad del puerto de Mombasa, atrajo una importante inversión privada de transportistas y comerciantes. Inversiones en contenedores refrigerados y mejores transportes, además del apoyo a pequeños agricultores para obtener permisos para exportación, han ayudado a reducir el desperdicio de alimentos en Kenia y le han permitido alcanzar un punto en el que es rentable, por ejemplo, para sus productores de aguacate, servir nuevos mercados europeos. Además, al eliminar subsidios y controles en los precios de los fertilizantes, Kenia ha fomentado la competencia y visto una reducción en sus precios, generando un incremento del 14 por ciento de su uso entre pequeños agricultores.

Hacia adelante, Kenia planea implementar un sistema aduanal totalmente automatizado que permita a los transportistas enviar toda su documentación a través de un portal electrónico. Sin duda, los beneficios de este cambio serán muchos. Permitirá a transportistas operar de manera más eficiente y reducir costos.
Mejorará el cumplimiento de la regulación, lo que incrementará los ingresos del Gobierno y la transparencia que genere dicho sistema electrónico reducirá la corrupción que ha plagado su comercio internacional. El Gobierno keniano espera que dicho sistema eleve su ranking en el reporte Haciendo Negocios que genera la Corporación Internacional de Finanzas y el Banco Mundial y que con esto logre atraer mayor inversión extranjera directa.

Acciones similares en varios países que eliminen barreras al comercio exterior podrían iniciar un círculo virtuoso que eleve la productividad global y el bienestar de sus poblaciones.

Mark Gottfredson es director en la oficina de Bain & Company en Dallas. Gerry Mattios es socio en la oficina de Bain & Company en Beijing. Rodrigo Rubio es director en la oficina de Bain & Company en México.