Compras de bienes de lujo de consumidores chinos crecen a su ritmo más lento desde 2000

Los esfuerzos para evitar la corrupción del gobierno y las adquisiciones en el extranjero están entre los motivos que impactaron las cifras.

El gasto en productos de lujo en China creció este año a su ritmo más lento desde al menos 2000 debido a que más compradores viajaron al exterior y los esfuerzos anticorrupción del gobierno frenaron la demanda, señaló un informe elaborado por la consultora Bain & Co.

Se estima que el gasto en bienes de lujo se incrementó 2% en 2013 en comparación con el 7% del año pasado, y se espera que el gasto en 2014 tenga un ritmo similar al de este año.

La demanda por ítems de lujo, como relojes suizos, ha descendido desde que el presidente Xi Jinping ordenó que las autoridades redujeran sus gastos e inició investigaciones por corrupción. Las ventas de Gucci cayeron en el tercer trimestre y LVMH Moet Hennessy Louis Vuitton vio una desaceleración en la demanda de perfumes y cosméticos durante el período en medio de una ralentización económica y un cambio a las compras en el extranjero.

A la firma italiana Prada tampoco le ha ido mejor. Sus papeles cayeron ayer 4,2% en Hong Kong, su mayor declive en cuatro meses, después de que anunciara que podría no responder a las expectativas de los analistas para los ingresos de su año fiscal.

La semana pasada, la compañía dijo que las utilidades en el tercer trimestre se elevaron 8,6% a 132,6 millones de euros (US$ 181, 5 millones), quedando detrás de las estimaciones promedio de 153 millones de euros, según Bloomberg.

"El consenso actualmente es desafiante", comentó el director ejecutivo de Prada Donatello Galli durante una conferencia telefónica. Antes del anuncio de ganancias del último trimestre, los analistas habían pronosticado ventas en el año hasta enero por 3.710 millones de euros, desde 3.300 millones de euros el ejercio anterior. "Los tipos de cambio poco favorable y los patrones de ralentización de consumo en algunas regiones podrían pesar en los resultados, por lo que se necesitará una mayor atención para asegurar la rentabilidad y continuar la expansión del retail", indicó Prada en un comunicado.

Cambio de mentalidad

"La mentalidad de las firmas globales está cambiando de 'dónde encontramos crecimiento' a 'cómo creamos crecimiento'", afirmó a Bloomberg Bruno Lannes, socio en Bain y autor del estudio.

Las medidas drásticas de China para una mayor austeridad de las autoridades tuvo un "gran" impacto en las compras para regalos, uno de los mayores motores de crecimiento de la industria, y eso golpeó las ventas de relojes y vestuario de hombres en gran parte del año, indicó el informe. Las ventas de los relojes de lujo cayeron 11% en 2013.

Las exportaciones a China de relojes suizos, como los de Financiere Richemont y Swatch, descendieron 14% en los primeros diez meses del año, según datos de la Federación Suiza de la Industria Relojera.

Los compradores chinos ahora adquieren más del 66% de sus ítems de lujo en el extranjero, lo que ha llevado a una desaceleración en el tráfico en tiendas y nuevas aperturas en China.

Los consumidores chinos, que el año pasado superaron a los estadounidenses para convertirse en los mayores compradores de ítems de lujo, representan el 29% de las compras globales, informó Bain.