La importancia de un líder que pueda cambiar una organización

La inmediatez que han brindado las herramientas tecnológicas obliga a las empresas a cambiar su funcionamiento, y a responder de manera expedita y eficaz ante los requerimientos de los consumidores. Sin embargo, y contrario a lo que se pueda creer, muchas organizaciones aún no son capaces de adecuarse a estos cambios, ejecutando las mismas prácticas que desde hace décadas, evitando innovar, aduciendo que con este tipo de modificaciones se corre el riesgo de perder los estándares de calidad y funcionamiento que los ha caracterizado durante años.

En Bain & Company sabemos que cambiar la mentalidad de toda una organización es difícil, e incluso si se cuenta con un equipo talentoso, no siempre el éxito está garantizado. Para un proceso de cambio interno, es vital contar con un buen líder, quien deberá ser capaz de desarrollar una evaluación clara del problema, aplicar y mejorar el modelo de funcionamiento cuando sea necesario, además de realizar transformaciones que cuenten con respaldo previo. A esto se deberá sumar su capacidad para estar en contacto con los distintos departamentos de la empresa, de forma de saber qué ocurre realmente en ella y cuáles son las necesidades de los distintos equipos, y conocer las nuevas tendencias tecnológicas.

En nuestros años de experiencia, hemos visto cómo contar con un buen líder al momento de implementar cambios genera beneficios cuantitativos: un banco local de Estados Unidos efectuó una serie de cambios en su funcionamiento, con lo que logró incrementar sus ganancias en un 300%. Dichas modificaciones fueron encabezadas por un líder con las características descritas anteriormente.

Cuando no se presentan estas condiciones, se da paso a deficiencias que pueden terminar perjudicando a la empresa. Uno de los principales problemas es que se generan dos ritmos de trabajo para un mismo fin, lo que no siempre significa un buen funcionamiento. Mientras un grupo está abocado en encontrar una solución de manera rápida, el otro prefiere mantenerse a los viejos conductos regulares, tomándose más tiempo y retrasando a sus compañeros, junto a esto también empiezan los roces y tensiones dentro de la misma organización.

La confianza que genere este líder tecnológico en sus equipos de trabajo también es considerada como un factor clave para lograr los objetivos propuestos y ser exitosos en el proceso de cambio. Será fundamental que la persona a cargo logre trazar una ruta que no solo signifique un incremento en los márgenes de la empresa, sino que también debe entender que este camino debe adecuarse a los estándares y valores de la organización. Asimismo, es necesario priorizar lo que se quiere ir modificando, entiendo que un cambio de esta envergadura no puede ser aplicado de una sola vez. La manera correcta de generar un cambio en una empresa, es fijar una meta en común para todo el equipo y eso es responsabilidad del líder tecnológico en que todos lleguen a ese punto.