Bain uses cookies to improve functionality and performance of this site. More information can be found in our Privacy Policy. By continuing to browse this site, you consent to the use of cookies.

We have limited Spanish content available. View Spanish content.

Press release

¿De qué manera puede Agile ayudar a que las compañías sobrevivan al COVID-19?

¿De qué manera puede Agile ayudar a que las compañías sobrevivan al COVID-19?

  • junio 09, 2020
  • min read

Press release

¿De qué manera puede Agile ayudar a que las compañías sobrevivan al COVID-19?

El caos que estamos experimentando debido al COVID-19 se ha incrementado con una gran volatilidad e imprevisibilidad. Los procedimientos de operaciones estándares van a fracasar ya que las condiciones actuales son, por definición, no-estándar. Los líderes deben pasar de defender el status quo a la rápida adaptación. Estas son las condiciones en las cuales Agile se desarrolla.

Se entrevistó a Darrell Rigby, el director de Agile & Global Innovation de Bain y el co-autor de  DOING AGILE RIGHT (HBR Press; 26 de mayo de 2020), acerca de  cómo Agile puede ayudar a las compañías a transitar y sobrevivir la crisis del coronavirus.

En relación a ello, comenta tres prácticas que- en este contexto- se vuelven fundamentales:

  1. Dar prioridad y organizar en secuencia los pasos a seguir. Cuando la vida de una persona se ve amenazada, el cuerpo humano automáticamente se vuelve ágil. El flujo sanguíneo se desvía desde las extremidades prescindibles hacia los pulmones y otros órganos vitales. Las pupilas se dilatan para mejorar la visión y nuestro sentido de la audición se agudiza. Los tiempos de respuesta, niveles cardíacos y respiratorios se aceleran. Algo similar sucede cuando nuestro negocio se ve amenazado. Desafortunadamente, los directivos generalmente luchan por diferenciar entre las actividades principales y las funciones de menor importancia. Muchos gerentes miran hacia adentro en vez de mirar hacia afuera, especialmente durante la presión. Las decisiones se ven dificultades por la pérdida de concentración, la disminución de la creatividad, y la inhabilidad para aprender nueva información. Las  prácticas ágiles guían a los ejecutivos a darle prioridad a los trabajos atrasados, a organizarlos en secuencias en base al costo de la demora y a hacerlos visibles para toda la organización para evitar duplicar los esfuerzos, lo cual ayuda al personal a sentirse valioso en vez de ocupado.
  2. Aprender y adaptarse. En una crisis, los burócratas recuperados generalmente vuelven a los viejos hábitos: predecir, ordenar y controlar. Proyectan omnisciencia e infalibilidad. Fingen confianza total y descuidos. Le ordenan qué hacer a las personas, se aseguran de que lo hagan y declaran la victoria sin importar el resultado. Los líderes ágiles son diferentes. Ellos reconocen que lo que hay que hacer y cómo debe hacerse no es simplemente desconocido, ellos son los desconocidos. Muchas variables están cambiando muy rápidamente y azarosamente. Las predicciones son literalmente increíbles. El único camino al éxito es a través del testeo, el aprendizaje y la adaptación continua. Los líderes ágiles muestran cierta humildad. Reconocen incertidumbres. Describen una visión clara y convincente, proponen una estrategia para lograrlo. Identifican la suposición que debe mantenerse para que la estrategia funcione, y diseñan planes de acción que movilizan la organización hacia su mirada, mientras que evalúan las suposiciones y se adaptan a lo largo del camino.
  3. Capitalizar la inteligencia colectiva. A los líderes ágiles les importa qué está bien, no quién hizo lo correcto. Crean equipos con fortalezas complementarias y confían en la experiencia de los miembros más expertos. Ellos respaldan las capacidades y la confianza del equipo, enseñándoles habilidades que los miembros de los equipos pueden poner a trabajar a medida que la compañía se recupera.

Acerca de los autores

Darrell Rigby lidera las prácticas ágiles y de innovación de Bain & Company. Es un orador frecuente y escritor acerca de innovación, agilidad, y la venta minorista. Ha aparecido en CNBC, CNN’s Moneyline, y Bloomberg, y su investigación fue publicada en Harvard Business Review, el Wall Street Journal, y el Financial Times.

Sarah Elk es la directora global de la práctica del Modelo de Operaciones de Bain & Company y cuenta con una profunda experiencia de transformación en la intersección de la organización, agilidad, mejora del rendimiento y gestión del cambio.

Steve Berez es un miembro fundador y director senior en las prácticas ágiles y de tecnología empresarial de Bain & Company, y ha trabajado con varias compañías en el campo de la transformación ágil, la aceleración del desarrollo del software y la estrategia digital.

Acerca de Bain & Company

Bain & Company es una consultora global que ayuda a los creadores de cambios más ambiciosos del mundo a definir el futuro.

En 59 oficinas en 37 países, trabajamos junto a nuestros clientes como un equipo con la ambición compartida de lograr resultados extraordinarios, superar a la competencia y redefinir industrias. Complementamos nuestra experiencia integrada y personalizada con un ecosistema vibrante de innovadores digitales para ofrecer mejores resultados, más rápidos y duraderos. Nuestro compromiso a 10 años es invertir más de $ 1 mil millones en servicios pro bono para llevar nuestro talento, experiencia y conocimiento a las organizaciones que enfrentan los desafíos urgentes de hoy en educación, equidad, justicia social, desarrollo económico y medio ambiente. Desde nuestra fundación en 1973, hemos medido nuestro éxito por el éxito de nuestros clientes. Estamos orgullosos de mantener el más alto nivel de defensa del cliente en la industria y las compañías que han confiado en nosotros, han superado al mercado de valores 4 a 1.