Bain uses cookies to improve functionality and performance of this site. More information can be found in our Privacy Policy. By continuing to browse this site, you consent to the use of cookies.

We have limited Spanish content available. View Spanish content.

Press release

Interrupciones en las cadenas de suministro de granos y proteínas por Covid-19 podrían reducir significativamente los precios de tres de los cultivos más importantes del mundo

Interrupciones en las cadenas de suministro de granos y proteínas por Covid-19 podrían reducir significativamente los precios de tres de los cultivos más importantes del mundo

Los bloqueos, los cambios de demanda y los riesgos continuos para los precios, la producción y el gasto crean grandes desafíos en varias temporadas de cultivo.

  • agosto 20, 2020
  • min read

Press release

Interrupciones en las cadenas de suministro de granos y proteínas por Covid-19 podrían reducir significativamente los precios de tres de los cultivos más importantes del mundo

La pandemia de Covid-19 no se parece a ninguna crisis anterior. La velocidad y propagación del virus, combinado con la reacción global que ha mantenido a la gente en casa y separado a los empleados de su trabajo y a los consumidores de sus restaurantes favoritos, ha forzado cambios rápidos en la cadena de suministro de alimentos.

Los cultivadores y los productores de animales, así como las empresas que los abastecen, apenas están comenzando a comprender cómo afectará la pandemia a la cadena de valor agrícola, incluida la producción de biocombustibles, procesamiento de alimentos, producción de proteínas, producción y precios de cultivos, uso de la tierra, insumos agrícolas y la venta de equipos.

Si bien la industria agrícola enfrenta una incertidumbre intrínseca con cada temporada de cultivo, pocos equipos de liderazgo han experimentado este nivel de incertidumbre en tantas variables, con resultados que dependen no solo del clima y los mercados globales, sino también de los caprichos de un virus y la reacción de individuos, empresas y gobiernos. Sin precedentes, no hay una hoja de ruta clara a seguir. Pero el próximo paso es comprender las conexiones entre estas dinámicas y estar atento a las señales que indiquen qué escenarios se están desarrollando.

Interrupciones en la cadena de suministro agrícola

La pandemia ya ha demostrado ser muy perjudicial para la agricultura, a nivel mundial y en los EE. UU., con impactos que incluyen:

  • Disminución de la demanda de etanol: Mientras los estadounidenses se refugiaron en sus hogares durante abril y mayo, el uso de gasolina se redujo en aproximadamente un 50%. La mitad de la producción de etanol de EE. UU., que se deriva del maíz, se desconectó en abril, y aunque la producción y los márgenes se recuperaron con el aumento de los precios del petróleo en mayo, es probable que la nueva línea de base a largo plazo esté aproximadamente un 20% por debajo de la norma histórica. Complicaciones similares están afectando la demanda de etanol de caña de azúcar brasileño.
  • Colapso de cenar fuera de casa: Aproximadamente la mitad de toda la carne de res y pollo y las tres cuartas partes de la carne de cerdo que se consume en los EE. UU., se hace en restaurantes. Pero a medida que las cuarentenas cerraban restaurantes, el consumo fuera de casa se redujo drásticamente: más de la mitad en todo el servicio de alimentos en abril y hasta un 90% en algunos establecimientos de mesa. La demanda en los próximos meses seguirá siendo difícil de predecir para los proveedores, ya que algunos mercados se reabren y luego vuelven al estado de cuarentena nuevamente. Los cambios han creado una desalineación significativa entre lo que los productores pueden hacer versus lo que está en demanda.
  • Interrupciones en las cadenas de suministro de granos y proteínas: El Covid-19 ha expuesto puntos débiles en las cadenas de suministro de alimentos altamente especializados para carne, lácteos y huevos. Los procesadores de carne primero tuvieron que lidiar con la reorientación de su producción de comidas fuera de casa a la distribución minorista. Luego, su propia susceptibilidad a la pandemia se convirtió en un desafío aún mayor: los brotes de Covid-19 en las plantas forzaron el cierre a partir de marzo. En el peak, la capacidad en carne de res y porcino se redujo a la mitad. Desde entonces, el procesamiento de carne se ha recuperado con medidas establecidas para limitar una mayor propagación, pero las continuas oleadas de brotes pueden seguir haciendo que los procesadores de carne sean puntos críticos de Covid en los EE. UU., América del Sur y Europa. Esta incertidumbre, junto con el desajuste entre la capacidad de procesamiento y la demanda (envases grandes para restaurantes frente a porciones minoristas más pequeñas), tiene ramificaciones para los productores de animales y los cultivadores que los alimentan. Los productores de aves de corral aumentaron su tamaño rápidamente; sin embargo, un número considerable de ganado y cerdos se acumularon cuando los empacadores tuvieron que cerrar. Por lo tanto, la rentabilidad del productor se ha visto muy afectada y podría haber una disminución significativa en la necesidad de alimentos para animales (incluidos maíz, soja y trigo) en el corto y mediano plazo.

Efectos sobre los precios y el gasto

Estas interrupciones podrían reducir significativamente los precios de tres de los cultivos más importantes del mundo: maíz, soja y caña de azúcar. Los precios de los cultivos podrían seguir cayendo significativamente, impulsados por una tormenta perfecta de existencias iniciales altas, una temporada de crecimiento de 2020 potencialmente robusta y la destrucción de la demanda tanto de biocombustibles como de piensos. Los precios del trigo han demostrado ser más resistentes en esta crisis en comparación con el maíz y la soja, en parte debido a que los consumidores regresan al centro del supermercado para abastecerse de productos básicos tradicionales como harina, pasta y alimentos procesados.

Los precios más bajos crearán una tensión financiera significativa para los productores, que tradicionalmente responden a las crisis de ingresos reduciendo sus gastos operativos y de capital. Aproximadamente el 40% de los gastos operativos de un productor son variables y se gastan principalmente en insumos agrícolas, por lo que sus decisiones afectarán materialmente a los proveedores de semillas, fertilizantes y productos químicos. En términos de gasto de capital, el análisis de Bain encuentra que, durante los últimos 20 años, los ingresos de los agricultores han demostrado ser un buen indicador de cómo gastarán los agricultores en equipos, con una correlación mejor que el 70%. Dado eso, los bajos precios de las cosechas podrían impedir la tan esperada recuperación del sector de equipos agrícolas en los EE. UU. Y Europa.

Mirando hacia el futuro

Es probable que los próximos años sigan siendo un período difícil para los agricultores, productores y otros en el sector agrícola, ya que los precios más bajos de los cultivos continúan ejerciendo presión sobre los ingresos de los agricultores. Entre los productores de proteínas, la disminución de los precios de los alimentos para animales puede comenzar a aliviar parte del daño causado por la destrucción de la demanda y la continua incertidumbre en la capacidad de producción. En períodos de recesión, los consumidores tienden a cambiar a proteínas de menor valor, por lo que los productores querrán monitorear de cerca las condiciones económicas para ayudar a tomar decisiones sobre el tamaño del rebaño y las inversiones relevantes.

Pocos sectores ofrecen tanta incertidumbre como la que enfrenta la agricultura en 2020, pero las empresas deben determinar la estrategia en condiciones inciertas todo el tiempo. Afortunadamente, existen formas comprobadas de navegar por una amplia gama de resultados que los cultivadores, productores y otras personas que apoyan al sector pueden hacer hoy para garantizar una estrategia sólida y resistente frente a estas incertidumbres.

  • Uno de ellos es definir el rango de incertidumbres que enfrentan, y luego cortar el ruido separando los que importan de los que no. Por ejemplo, contemplar el peor de los casos en los precios de los cultivos podría llevar a los ejecutivos a querer construir más resiliencia en el balance general de la empresa, las bases de clientes y las inversiones a largo plazo.
  • Otro es la creación de un conjunto de escenarios probables sobre cómo se desarrollarán las próximas temporadas de cultivo. Tómese el tiempo para discutir las amenazas y oportunidades que presentan estos escenarios y las implicaciones en diferentes partes de la cartera, incluidos productos, geografías y clientes.
  • Diseñar un conjunto específico de opciones estratégicas puede ayudar a establecer el equilibrio entre un compromiso con un curso de acción, al tiempo que permite la flexibilidad para ajustar las posiciones a medida que cambian los escenarios.
  • Identificar un conjunto claro de señales que señalen cambios importantes (como el rendimiento de los cultivos, las condiciones comerciales, los precios del mercado y la respuesta de los consumidores a la pandemia de Covid-19) puede informar las decisiones sobre cuándo desencadenar acciones que ya se han pensado, lo que le da a la empresa una ventaja en su capacidad para responder a un mercado que cambia rápidamente.
  • Por último, desarrollar una estrategia de fusiones y adquisiciones a medida que persisten las difíciles condiciones del mercado puede ayudar a las empresas a tomar medidas cuando surjan objetivos de adquisición viables.